La historia interminable de Tana

Compartir

Puede parecer el título del próximo thriller de éxito en las salas de cine pero no, es la historia interminable de Tana. Su relación deportiva con el cuerpo técnico de la UD Las Palmas es nula tras pasar por etapas desafortunadas, algunas con alegrías, pero la mayoría, y sin citar sus desencuentros extradeportivos, con más nubes que claros.

Michael Ende en su exitoso libro «La historia interminable» (1979) cita lo siguiente acerca de el trasfondo de su novela «Cuando nos fijamos un objetivo, el mejor medio para alcanzarlo es tomar siempre el camino opuesto. No soy yo quien ha inventado dicho método. Para llegar al paraíso, Dante, en su Divina comedia, comienza pasando por el infierno. (···) Para encontrar la realidad hay que hacer lo mismo: darle la espalda y pasar por lo fantástico«. Lejos de ponernos literarios, Tana parece haber tenido una historia surrealista que tiene mucho paralelismo con el relato anterior. El jugador ha intentado en varias ocasiones ir a la contra, por la puerta opuesta, pero en ningún caso con resultado final satisfactorio. Son varias las indisciplinas causadas que le han generado la «fama», cuando se le ha dado la oportunidad de coger la batuta del equipo no ha sido más que un mero espectador del juego y, solo se le recordará por dos jugadas puntuales en la espléndida época de Quique Setién.

Con contrato hasta Junio de 2023 y 30 millones de cláusula de rescisión, el jugador se encuentra ahora sin salida. Quiere jugar, el club quiere venderlo pero, obviamente, no hay comprador. Su alta nómina (un sueldo de jugador de primer nivel en Segunda División) hace que el club se quiera desprender automáticamente de él. Pepe Mel no cuenta con sus servicios (sólo jugó 3 partidos de titular la campaña pasada) y ha perdido la confianza total de la afición.

La vida de Tana en la UD Las Palmas tiene sus días contados. «La historia interminable de Tana» llega pronto a su fin.