El héroe de la permanencia se despide de Las Palmas Atlético

Compartir
Foto: UD Las Palmas

Un canterano más que se va. El gran verano de la criba en el filial de la UD se ha cobrado otra víctima. Pablo Santana, autor del gol que valió la permanencia en la última jornada de la categoría de bronce, ha escrito un comunicado en redes sociales en el que pone fin a su etapa en la UD Las Palmas.

Era el primer penalti que lanzaba en su vida. Y su primer gol en la temporada. Pero será recordado para siempre en la memoria del filial por el gol que sellaba la permanencia en una temporada que terminó con una remontada histórica. Pablo Santana Gil, a sus 24 años, no ha llegado a un acuerdo de renovación con la UD y saldrá del club pese a haber sido uno de los destacados en el equipo de Juan Manuel Rodríguez.

El centrocampista disputó 29 partidos el curso pasado, sumando 2316 minutos y un único gol. La respuesta de su exentrenador, Manolo Márquez, no se ha hecho esperar y en redes sociales ha contestado: “Nada tiene lógica. Jugador top del filial. El fútbol será justo contigo”.

Lea el mensaje completo de despedida de Pablo Santana en redes sociales:

Me dirijo a ustedes para comunicar que mi ciclo en la UD Las Palmas ha terminado.

En estos tres años he tenido la oportunidad de defender al equipo del que soy aficionado desde que era niño. Esta circunstancia me ha permitido vivir una experiencia llena de sentimientos y emociones inexplicables, a la par que imborrables de mi memoria.

Quiero dar gracias a todas y cada una de las personas que han hecho posible que acabe esta etapa sintiéndome mejor deportista y persona (utilleros, fisios, entrenadores, gente de administración, etc.), y cada una de las personas que nos ha estado apoyando siempre desde la grada.

My agradecido con este club por darme la oportunidad de trabajar estos tres años con un grupo humano espectacular. Muchos empezamos siendo compañeros y acabamos siendo amigos.

Por último, desear toda la suerte del mundo a este club y ojalá pronto se encuentre en la categoría que se merece.

¡Siempre un aficionado más, arribadellos!