El filial, sobre el alambre

Compartir
Foto: UD Las Palmas

Pese a no ocupar puestos de descenso, los últimos resultados cosechados por el cuadro amarillo les colocan en una posición complicada en la tabla, quedándose a tan solo tres puntos de los puestos de descenso. 

Se han complicado la vida. Los cachorros amarillos han dado varios pasos en falso en este inicio de 2019 y, por ello, están ahora mismo en una situación de alerta. Sin llegar a ser alarmante ni mucho menos, el cuadro que dirige Juan Manuel Rodríguez se ha pegado de forma peligrosa a unos puestos de descenso que están ahí, que aprietan y que son una trampa para cualquiera que no consiga levantar cabeza.

La falta de gol sigue siendo el principal problema de una UD Las Palmas Atlético que es uno de los peores equipos en ataque de toda la categoría en el apartado ofensivo. Este aspecto, sangrante a la hora de querer retomar el vuelo, supone que la necesidad por dar un golpe sobre la mesa fuera de casa, como ya ocurriese con el Navalcarnero, empiece a ser algo más que necesario si no se remata en el Anexo.

En ese sentido, la próxima salida es un Inter de Madrid que está justo delante de los amarillos en la clasificación. Un solo punto separa a ambos, con la atención más puesta sobre lo que viene por detrás que lo que tienen por delante.

De ese modo, los canteranos tienen que intentar encontrar una racha que les pueda dar la tranquilidad que no encontraron el fin de semana pasado cuando cayeron por la mínima ante el Valladolid B. Ese debe ser el objetivo a corto plazo de un equipo que durante todo el curso ha tenido problemas de cara a portería, pero gracias a la solidez defensiva iba sobreviviendo semana a semana sin muchos apuros.

Ahora no les queda otra que apretar porque son muchos los equipos que ya han dado con la tecla para hacerles daño. La baja de Eric Curbelo se está notando mucho y los nuevos fichajes tienen que dar un paso al frente para mejorar el ataque de una UD que vive de nuevo en el alambre, aunque con un pequeño colchón.