Dulce despedida como local

Compartir

El Granca gana 90-67 ante el Olympiacos en su último partido como local de la Turkish Airlines EuroLeague 

Tras 14 partidos y con un balance de 5-9, incluyendo una derrota en la prórroga y partidos para el recuerdo colectivo, los claretianos recibían a un Olympiacos necesitado de la victoria para entrar en Playoffs. El gigante heleno, con el no menos gigante David Blatt en el banquillo, visitaba la isla con un objetivo claro.

Salió con todo el equipo de Pedro Martínez, dispuesto a brindar una alegría a su afición en la última noche europea del curso. Sin objetivo competitivo y con un importante partido a la vista el domingo en Andorra, el ‘Granca’ luchó con sus armas, siguió mostrando mejoría defensiva, y supo imponer su ritmo ante un Olympiacos maniatado. Dos triples de Strawberry y uno de Rabaseda (9-0, minuto 4) forzaban el tiempo muerto de Blatt cuando habían transcurrido poco más de tres minutos de encuentro.

Le costó un mundo anotar la primera a un Olympiacos que poco podía hacer ante la intensidad defensiva de un conjunto amarillo muy activo, con energía y decisión. Weber convirtió la primera canasta griega y respondió Balvin culminando un alley-oop servido por Hannah. La segunda unidad claretiana no consiguió mantener el buen ritmo ofensivo mostrado en el arranque y Olympiacos, poco a poco, fue aprovechando la sequía local. Los helenos, eso sí, nunca pudieron tener bola tan siquiera para empatar, y el empuje de Jacob Wiley permitía a los isleños mantener la vanguardia (19-16).

El trabajo defensivo de los claretianos seguía siendo excelente y, además, Olympiacos no conseguía castigar las pocas imprecisiones de los de Pedro Martínez. El conjunto del Pireo se mostró errático en el tiro y sufría para mantenerse tras la estela grancanaria. Albert Oliver le ponía sentido a la ofensiva isleña y asistía a Rabaseda para que este, con un 2+1, colocase los diez puntos de diferencia (28-18, minuto 15) llegados al ecuador del segundo acto.

Cinco puntos consecutivos de Siim-Sander Vene elevaban la ventaja grancanaria hasta la docena de puntos. Blatt se desesperaba en la banda con los fallos de sus jugadores en ataque, y el ‘Granca’ disfrutaba desde la defensa. Los claretianos estaban cómodos sobre el parqué y solo un arranque de orgullo final de los helenos permitió que Olympiacos cerrara la primera mitad a diez puntos, tras haber llegado estar a catorce (40-30).

FIESTA PARA DECIR ADIÓS A LA EUROLEAGUE

Marcus Eriksson, que al descanso sumaba solo dos puntos y que había errado sus tres lanzamientos desde más allá de 6,75, entró en ebullición en el arranque del tercer acto. Olympiacos precisaba de varias buenas defensas para meterse en el partido, pero no logró parar al sueco. Eriksson anotó tres triples consecutivos sin respuesta (49-30, minuto 23) para dinamitar el choque en apenas dos minutos. Lo tuvo que parar Blatt, pero el sueco no se enfrió y enchufó poco después el cuarto.

Eriksson acabó sumando 14 puntos en el cuarto y fue principal responsable del despegue claretiano en el luminoso. Reaccionaba a arreones un Olympiacos sin espíritu. Sin su líder Spanoulis, el equipo griego carecía de carácter para remontarle a un Herbalife Gran Canaria muy, muy serio. Dos canastones de Oriol Paulí en los últimos segundos del cuarto servían para que el ‘Granca’ encarase el acto definitivo del choque con la máxima renta de la noche (69-46).

Con el partido resuelto, el Herbalife Gran Canaria empezó a no tener las ideas muy claras en ataque. Tanto fue así, que en cuatro minutos de último cuarto, los amarillos solo sumaban una canasta, obra de Siim-Sander Vene desde más allá de 6,75. A falta de seis minutos para acabar (72-53, minuto 34), Pedro Martínez solicitaba tiempo muerto descontento con lo que veía por parte de los suyos.

La fiesta, eso sí, era completa. El Herbalife Gran Canaria, que debutó en casa en la Turkish Airlines EuroLeague derrotando al Barça Lassa, iba a cerrar la competición como local tumbando a todo un Olympiacos. Los últimos minutos del encuentro sirvieron para que los isleños siguieran poniendo en práctica lo entrenado con Martínez.

Al final, triunfo por 90-67 con un Marcus Eriksson sideral que finalizó con 24 puntos y un 6/10 en el triple. Fiesta absoluta antes del importante choque de Liga Endesa, el domingo, en Andorra.

Compartir
Artículo anteriorEl factor Reus
Artículo posterior4 noticias para desayunar este viernes