Segunda derrota del Gran Canaria en el inicio liguero (82-78)

Compartir

El cuadro claretiano, tras la derrota ante el Zaragoza, volvió a caer derrotado este domingo en su visita al Movistar Estudiantes por 82 a 78.

Poco más de 48 horas después del primer encuentro de la temporada, el Herbalife Gran Canaria rendía visita a Movistar Estudiantes en un duelo en el que ambos equipos buscarían estrenar su casillero de victorias. Katsikaris decidió salir con los mismos jugadores del debut con la excepción de Rabaseda, que dejó el puesto de alero titular a Beirán.

Salió muy bien el ‘Granca’, con la conexión Cook-Costello dando un brillante rendimiento. Los claretianos mandaron en los compases iniciales desde la defensa y actuando con cierta clarividencia en las situaciones ofensivas en estático. Parecía haber mejorado la comunicación entre los hombres amarillos y Cook capitaneaba la nave con gran acierto. Cinco puntos consecutivos de Shurna (6-14, minuto 5) obligaban al técnico local a pedir tiempo muerto.

La salida de jugadores como Phillip Scrubb o Juan Palacios dio otro aire al conjunto estudiantil. Mejoraron sus prestaciones ofensivas pero, en defensa, seguían sufriendo especialmente en la defensa del pick&roll. Dos canastas rápidas de Cook y Burjanadze devolvían la renta de ocho puntos al electrónico, pero Movistar Estudiantes se encomendó a Darío Brizuela para recortar distancias. Un parcial de 7-1 cerró el acto y permitió a los madrileños situarse a solo dos puntos (19-21).

Stan Okoye, voluntarioso pero desacertado, consiguió acertar desde más allá de 6,75 con un lanzamiento a tabla para abrir el segundo cuarto. Poco duró la ventaja amarilla ante un Movistar Estudiantes mejor plantado sobre el parqué. El canadiense Scrubb asumió galones y, con cinco puntos consecutivos (29-27, minuto 16) ponía por delante a los locales por primera vez en la mañana desde el 2-0 inicial.

Lejos de amedrentarse, el Herbalife Gran Canaria mantuvo la calma en defensa. En ataque, Harper surgió primero con cuatro puntos consecutivos, y luego lo hizo Fabio Santana, anotando en acción personal y asistiendo a Bourousis después. Cook, en instancias finales, consiguió alargar el buen momento amarillo para hacer que los isleños encararan el túnel de vestuarios con cuatro tantos de ventaja (35-39).

No tardó mucho el Movistar Estudiantes en dejar claro que iba a luchar por el partido hasta el final. Había ido a remolque gran parte del choque, pero ya en el segundo acto se habían visto capaces.

Dangubic anotó de dos y Kadji materializó un 2+1 para poner por delante a los del Ramiro de Maeztu. El tercer cuarto fue de absoluto control del equipo capitalino, que estuvo en todo momento muy cómodo, especialmente en labores ofensivas. Un triple de Brizuela (47-41, minuto 24) obligaba a Fotis Katsikaris pedir tiempo muerto para evitar un despegue que fuera definitivo.

Las individualidades de Harper y Costello, acertados desde más allá de 6,75, evitaba por momentos que el Estu abriera una brecha importante. Aún así, los estudiantiles llegaban a disfrutar en diferentes momentos de una ventaja de hasta ocho puntos (54-46, minuto 27). Los de Dzikic estaban cómodos y respondían con relativa facilidad cada arreón claretiano. Tan solo unas buenas acciones finales de Bourousis permitieron a los grancanarios cerrar el acto cerca de la estela colegial (59-56).

Salió muy acertado Movistar Estudiantes en el último cuarto. Cuando apenas había transcurrido minuto y medio, Fotis Katsikaris paró el choque con urgencia. Un triple de Dukan había culminado un parcial de salida de 7-0 (66-56, minuto 32) que había catapulado en el luminoso del WiZink Center a los anfitriones. Reaccionó muy bien Herbalife Gran Canaria. Lo hizo a base de defensa, de una pizca de suerte con tiros liberados errados por parte de los rivales, y con un Demonte Harper líder en ataque. Un parcial de 0-9 en más de tres minutos de juego (66-65, minuto 35) metía de lleno en el choque a los claretianos.

El choque se convirtió entonces en un constante tira y afloja. En un intercambio de golpes, la mayoría fallados, que por momentos favorecía al Estu. Y es que el Herbalife Gran Canaria tuvo varias ocasiones para colocarse por delante en el marcador, pero los tiros no encontraban el aro. Con 70-69 en el marcador, Dangubic clavaba un dañino triple. A poco más de un minuto para acabar, Shurna replicaba desde más allá de 6,75, pero su tiro se salía literalmente de la canasta. Con cuatro de ventaja y un último minuto, Movistar Estudiantes se limitó a mantenerse calmado y acertado desde el tiro libre para certificar el triunfo.

Al final, 82-78 para los locales y el Herbalife Gran Canaria que encadena la segunda derrota consecutiva. Semana larga para preparar desde este lunes la visita del próximo domingo al BAXI Manresa.

Texto: CBGranCanaria.net