Diez lecciones para no repetir curso, por Javier Fernández de Angulo

Javier Fernández de Angulo

Terminamos la temporada con el objetivo cumplido. Pero ahora aspiramos a más, no queremos repetir curso si no pasar de nivel. Subir a Primera. Arranca la liga y en la vuelta al cole es buen momento para repasar lecciones. Tenemos que aspirar a metas más altas, ya lo ha dicho algún jugador, buscar el ascenso director, evitar la ruleta del Play Off. Crear un equipo líder.

1 – Tener un delantero entre los máximos goleadores. Para eso necesitamos a alguien capaz de hacer 20 goles, nuestras raquíticas cuentas de máximo goleador nos situaban muy lejos del Pichichi.

2 – Gran Canaria deber ser un fortín.  El año pasado solo vivimos 12 victorias y en 9 ocasiones dejamos escapar puntos, con 4 derrotas, solo ganamos poco mas que la mitad de los partidos en casa.

3 – Seguir fuertes fuera. Sólo perdimos 6 partidos de 21 y ganamos 7. Se conjuró la maldición de ganar en la península o en Tenerife. El ascenso directo se alcanza con 24 victorias, eso exige ganar a domicilio.

4 – Primordial una buena defensa. Los 47 goles en contra son muchos para ascender,  una media de más de un tanto por partido, frente a las cifras de Almería con 35 tantos recibidos. El Zaragoza, décimo, nuestro primer rival de la temporada 22/23, encajó solo 46 goles.

5 – Paciencia. Eso dio estabilidad al banquillo de Pepe Mel y dio confianza a Pimienta para demostrar que sabe de fútbol y cual es su idea de juego, que es tratar bien la pelota, lo que le gusta a la afición y son nuestras señas de identidad.  Grandes metas exigen mucha paciencia. De directivos, de prensa y de afición.

6 – Comunión entre jugadores y afición. Esta poderosa alianza funcionó al final de temporada y fuimos en volandas ganando diez partidos casi seguidos, sin pararnos a pensar la hazaña. Emotivas llegadas al Aeropuerto canario, y aplausos en cada rincón de la península, con récords de asistencia en el Gran Canaria. Esta hermandad nos da alas.

Un banquillo unido, sin comentarios, ni polémicas como las de Jesé criticando al entrenador tras una derrota. Un liderazgo como el Jonathan Viera sí que ayuda.

7 – Nervios de acero. Como ante el Oviedo, perdíamos en el marcador pero no perdíamos la fe de que el partido se ganaba. Una final de tantas vencidas como la de Ponferradina, Alcorcón o Valladolid. Con confianza y pulso firme. La S.D Eibar perdió por los nervios en un ascenso ganado. 

8 – Mucho banquillo. La temporada es larga, todos los jugadores son útiles, el curso pasado echamos de menos a Enzo y Pejiño. Las lesiones no respetan a nadie. Dos porteros, dos centrales , delanteros … que no se pierda la fuerza del equipo, juegue quien juegue. 

9 – Balón Parado. Que los corners no nos hagan sufrir y que nuestros tiros de esquina sean peligrosos. Igual pasó con las faltas que nos hicieron muy vulnerables en defensa. Debemos invertir los errores ante el balón parado por aciertos cuando lanzamos faltas y córners. Es un arma que marca diferencias. 

10 – No fiarse de los recién ascendidos. El año pasado solo conseguimos con ellos 7 de los 18 puntos en juego. Derrota en casa con el Burgos y no pudimos ganar al Ibiza en ningún partido. La Real B amargó el estreno de Pimienta. 

Viene una temporada que esperamos sea bonita, como fue el final de la pasada, ojalá seamos capaces de crear un gran equipo líder, con veteranos y noveles, presencia de cantera y talento. Estamos a tiempo. Y Así recuperar la ilusión y el acierto para poder pasar de curso, de  división y cruzar la línea que no separa de los próximos sueños.

por Javier Fernández de Angulo
Editor de la revista Gentleman en México
Ex director de GQ, y subdirector de ELLE y VOGUE en España











Artículo anteriorLa Unión Deportiva ya tiene más de 6.000 abonados
Artículo posteriorCinco jugadores pasaron el reconocimiento médico este martes