La UD Las Palmas perdonó y el Murcia sentenció (0-1)

Compartir

La UD Las Palmas volvió a caer esta tarde en el Gran Canaria ante el Murcia en un partido que en ningún momento debió perder. Los amarillos acumularon las mejores ocasiones del partido -poste incluido- pero fue el conjunto pimentonero quien se llevó el partido, a quince minutos del final y jugando con un futbolista menos, con un solitario gol de Marañón.

El Murcia aplicó desde el primer minuto un sistema ‘anti-presión’ contra los planes amarillos. Sobre la base de balones largos, tanto el meta como la defensa pimentonera evitaba las primeras líneas del planteamiento defensivo amarillo, esto es, la tripleta ofensiva y las dos mediapuntas para buscar al contragolpe romper a la UD Las Palmas.

El equipo de Campos planteó inteligentemente el partido en el Gran Canaria. Bien armados atrás, férreos en el juego aéreo y con un Movilla omnipresente fue barriendo toda opción de ataque grancanaria. Los amarillos intentaban deshacer la maraña con arreones y llegadas ocasionales. Los centros de Pablo Sánchez y el balón parado, culminados con algún cabezazo, fueron las dos mejores armas amarillas.

En un partido en el que las ocasiones brillaban, y cuyo reloj avanzaba inexorable en contra intereses locales, Despotovic añadió un poco más de pimienta al partido. El delantero serbio resolvió con un remate raso, muy cercano a la base del poste izquerdo de Santamaría, tras apoderarse de una falta que botó Montoro al borde del área en la mejor opción de los primeros cuarenta y cinco minutos.

La charla del descanso pareció surtir efecto para la UD Las Palmas que en seis minutos de la reanudación dispuso de tres inmejorables ocasiones para perforar marco murciano. Márquez no pudo ni de tacón ni de volea enviar el balón a red. Entre medias, disparo desviado de Saúl. El Murcia parecía desarbolado y sin ideas en estos compases iniciales.

La intensidad de los primeros minutos fue decayendo poco a poco. Y, con la situación de igualada sin goles, Vidales decidió cambiar piezas y sistema. Con la entrada de Sergio Suárez por Jorge, cambió al 4-4-2. Tres minutos después, Rondón entró al campo en lugar de Saúl, para hacer dupla ofensiva junto a Marcos Márquez. Campos contrarrestó la inoperancia de su equipo con la salida al verde de Sikora, en lugar de Despotovic.

El Murcia golpeó duro

Una fuerte entrada de Capdevila sobre Pablo Sánchez dejó al Murcia con diez. Hubo como consecuencia de ello nuevos movimientos en los banquillos. Campos introdujo a Marañón sobre el césped para reforzar al defensa. Vidales quitó a Dani López, y le dio minutos a David González, acumulando hombres arriba para definir la partida.

Sin embargo, el fútbol castigó a quien más méritos había reunido para llevarse el partido. El nuevo hombre murciano en el campo sorprendió a propios y extraños a quince minutos para el final, inventándose un disparo raso que no pudo alcanzar Santamaría y alojándose en el fondo de la portería grancanaria. El 0-1 fue un jarro de agua fría para todo el Gran Canaria.

Pañuelos al final del partido

La UD Las Palmas intentó reponerse del golpe y se fue al ataque. Pero hoy no había manera de perforar la meta rival. Márquez la tuvo por dos veces de cabeza. Pablo Sánchez también pudo anotar, pero no pudo ser. El nerviosismo se acrecentó en la grada con la difícil situación y los pañuelos arreciaron en los últimos minutos del choque desde algunos sectores hacia el palco.

Compartir
Artículo anteriorPrimer triunfo foráneo del filial, en el mejor momento
Artículo posteriorLa UD sigue en caída libre tras caer ante el Hércules (4-2)