Hernán, entre cuatro y seis semanas de baja por una rotura de menisco

Compartir

El mediocentro de la Unión Deportiva Las Palmas sufre una rotura del menisco externo de la rodilla derecha y deberá pasar por el quirófano. Gerardo Garcés, jefe de los servicios médicos del Club, estima entre cuatro y seis semanas de recuperación.  

Hernán en una imagen de archivo / Samuel Sánchez (UDLASPALMAS.NET)
Hernán en una imagen de archivo / Samuel Sánchez (UDLASPALMAS.NET)

Hernán Santana se ha encontrado con el peor enemigo de cualquier futbolista en este inicio de temporada. Una lesión impedirá al mediocentro amarillo disputar el primer tramo de competición y será intervenido, probablemente, el jueves de la próxima semana en el Hospital Perpetuo Socorro.

«El jugador ya venía con molestias en el último mes y la resonancia magnética que se le ha practicado esta semana ha confirmado la rotura franca del menisco externo de la rodilla derecha», explicó Garcés, jefe de los servicios médicos de la entidad, sobre la lesión del futbolista. La recuperación se estima entre cuatro y seis semanas.

Molestias desde febrero

Hernán arrastra molestias en su rodilla desde inicios de año. Fue en la goleada al Girona (5-2) del 17 de febrero cuando el jugador comenzó a notar que algo no funcionaba correctamente. En aquel partido, con los cambios agotados, Hernán forzó en el campo hasta la conclusión del encuentro.

Es público que el futbolista sentía molestias en su rodilla derecha hasta la fecha. En distintos entrenamientos, incluidos esta pretemporada, tuvo que retirarse por precaución. Cada vez que esto sucedía, la duda sobre el alcance real de una lesión seria crecía. Mientras tanto fue participando en distintos encuentros oficiales con la rodilla infiltrada.

El jugador se había sometido a cuatro resonancias magnéticas desde febrero. Los servicios médicos del club no observaron ninguna anomalía destacable en ninguna de ellas, hasta la realizada este lunes.

Hernán hablará este miércoles a las 12:00 horas al término de la sesión de entrenamiento que el equipo desempeña en las instalaciones de Barranco Seco.

Nauzet Robaina / Miguel Hernández

 

Compartir
Artículo anteriorHernán: «Pienso ya en recuperarme lo antes posible»
Artículo posteriorEl año de Macky, por Miguel HERNÁNDEZ