Un rival herido, pero peligroso

Compartir

El próximo rival de la UD se encuentra en una situación en la tabla delicada dado que ahora mismo son colistas y, a pesar del cambio de entrenador, no terminan de salir de esos gélidos puestos de descenso a Segunda B. 

Peligro y prudencia. Las Palmas visita un Nou Estadi de Tarragona en el que se no se han visto muchas victorias esta temporada, ya que el Nàstic no está en su mejor momento ni mucho menos. El conjunto tarraconense lleva durante todo el curso sufriendo para sacar adelante sus partidos, un aspecto que les llevó a cambiar de entrenador y contratar a un Enrique Martín Monreal que no ha dado con la tecla aún.

De ese modo, la UD visitará a un equipo dolorido y que acumula dos derrotas seguidas en este inicio de año. Lo cierto es que el técnico navarro logró puntos importantes, aunque ahora debe volver a recuperar el tono que les llevó a acercarse un poco a los puestos de la zona tranquila, llegando incluso a ganar a un rival directo como el Córdoba. A pesar de ello, el choque de este domingo es toda una final.

Siendo el Nou Estadi un lugar donde el Nàstic ha mejorado en las últimos encuentros, los amarillos van a tener que ir con cuidado. Su mal bagaje como visitante y la necesidad de su rival podría ser un cóctel que ya le ha dado más de una resaca al equipo de Herrera. Por esa razón, y tras un buen arranque de 2019, el objetivo debe ser el de ganar sea como sea para evitar levantar a otro equipo en urgencias.

Lo que está claro es que la UD y su mal como visitante le han hecho ser un esparrin muy bueno para todos los necesitados, como ya pasó en Córdoba o en Lugo. Quizás, ese sea el principal peligro de este partido porque, muchas veces, el peor enemigo de Las Palmas es el propio equipo insular.

También te puede interesar…

#MERCADO | Las horas de Parras en la UD están contadas